900 51 00 51 info@grupobinfort.com

Cada vez hay más científicos investigando el por qué envejecemos. Intentan descubrir algo que nos permita disfrutar de una inmortalidad terrenal; una prolongación indefinida de la vida humana.

Su objetivo es encontrar alguna manera de impedir el inevitable deterioro progresivo al que todos estamos avocados; el envejecimiento. Pero, ¿por qué envejecemos realmente?.

Según la doctrina más aceptada, mayormente envejecemos debido a la labor destructiva de los radicales libres que se producen en las mitocondrias celulares. Los radicales se forman cuando la maquinaria productora de energía de las mitocondrias usa el oxígeno y los nutrientes para sintetizar ATP, que es la molécula que aporta combustión para la mayoría de las actividades. Esos radicales atacan, y quizá lesionan para siempre, la propia maquinaria y el ADN mitocondrial que es necesario para construir partes de dicho mecanismo. También puede dañar otros componentes mitocondriales y celulares.

La teoría sugiere que con el tiempo, el daño acumulado en la mitocondrias provoca la caída de la sintesis de la ATP, lo que provoca una mayor producción de radicales libres, acelerando así la destrucción de los componentes celulares. Las células se desenvuelven peor a medida que reciben menos energía y se van dañanado. En consecuencia, los tejidos que forman el organismo entero empiezan a fallar. Gran parte de las alteraciones producidas por los radicales libres se corresponden con las enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

Si ponemos un símil que ayude a entenderlo mejor, podríamos decir que al igual que un coche cuando está en funcionamiento emite unos gases derivados de la combustión del motor, la maquinaria humana emite unos desechos a nivel celular que son los radicales libres.

Muchos investigadores creen que ese deterioro progresivo que provoca la combustión de energía en las celulas del organismo es una de las causas fundamentales del envejecimiento. Por lo tanto, sugieren que existe la posibilidad de que una reducción masiva de calorias nos permita vivir más de 150 años.

Un equipo de científicos encabezado por el norteameircano George Roth está intentando verificar esta hipótesis en el National Institute of Aging, de Maryland, con un grupo de 200 monos que están siendo sometidos a una dieta de gran restricción calórica.

Imagen de Sabine van Erp en Pixabay

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies